Gallos Shamos

Shamo “el combatiente”, es una denominación muy común para los gallos de pelea en Japón. Se ha confirmado la existencia de siete especies de estas aves en este país, y todas ellas están designadas como patrimonios naturales de la nación. Se presume que son descendientes de los gallos combatientes malayos traídos de Tailandia a principios del siglo XVII.

Es considerada la segunda raza de gallos más grande del mundo y una de las más populares dentro de los avicultores, si disfrutas como aficionado o criador de este tipo de gallos, te invitamos a dar lectura completa a este artículo que estamos seguros te será de gran utilidad.

gallos y gallinas shamos

Estilo de pleito

Gallos con mucha fuerza en las patadas, que suelen asestar golpes a sus adversarios en la zona del cuello y cabeza, suelen luchar pegados de sus rivales, cruzando sus cuellos, moviéndose en círculos, picoteándose y pateándose mutuamente. Un golpe bien asestado puede enviar lejos al oponente varios metros, no son gallos de gran rapidez sin embargo para aquel que busca poder en las patas y buen tamaño es el ideal.

Historia y origen

El nombre “Shamo” se cree que proviene de una variación por error al pronunciar la palabra “Siam”, cuyo significado es “el combatiente”, el cual es el nombre del lugar donde se originó esta raza a principios del período del Shogunato de Tokugawa (1603-1868) y que en la actualidad es Tailandia. Aunque la raza es originaria de Tailandia, fue desarrollada a profundidad en Japón tras la llegada de sus antepasados a inicios del siglo XVII, los cuales se presume eran descendientes de los gallos Malayos.

Los gallos shamos puros han sido criados de forma selectiva durante cientos de años y, por tanto, son muy diferentes de los primeros ejemplares que arribaron a este país insular, considerados símbolo de espíritu y majestuosidad, nobleza y gallardía, dotados de una primitiva belleza.

En 1941, el gobierno japonés decidió proteger legalmente la raza para evitar su extinción. La raza fue reconocida y aprobada por primera vez en el Standard of Perfection (Estándar de Perfección) de la American Poultry Association (Asociación Americana de Avicultura) en 1981. En la actualidad, el Shamo se muestra en la lista de prioridades de conservación de la American Livestock Breeds Conservancy (Conservación de las Razas de Ganado Americano) en la categoría de “vigilancia”.

Hoy en día, la raza se cría con fines ornamentales por su calidad de exposición y su postura erguida única, Sin embargo en algunos países también se utiliza como ave de combate, en Japón mismo, las peleas de gallos shamo están aún permitidas, más no las apuestas, cada región emplea un reglamento diferente, en la región montañosa de Pagano, en Honshu, los gallos emplean un tiempo determinado para pelear, en cambio en el sur de la isla de Kyushu, el juego está dominado por los aspectos defensivos y ofensivos entre los combatientes.

Los gallos se entrenan con los picos protegidos, con un separador entre el pico superior y el inferior para evitar que muerdan a sus oponentes, luchan de acuerdo con su estilo o clase, esquivando las acciones de ataque de su oponente cuando es atacado entre el cuello y las alas.

Los combates tienen lugar al ras del suelo, en ruedos muy cerrados y pequeños, a menudo luchan pegados de sus rivales, cruzan sus cuellos, moviéndose en círculos, picoteándose y pateándose mutuamente. El tipo de pelea practicado en este país es el de tarsos desnudos o de pata desnuda o de talón desnudo, empleando sus propias espuelas.

En todas las zonas, los gallos se preparan siendo hidratados tanto con la ingesta de agua como rociándosela sobre sus cuerpos. Las técnicas varían, un método consiste en que el propietario se ponga agua en la boca y la rocíe sobre el cuerpo del gallo y bajo sus alas. Tras la pelea, el gallo es rehidratado para que pueda recuperarse, estas aves son tratadas con mucho cuidado por sus propietarios.

O Shamo y Chu Shamo son los nombres empleados para las categorías de peso de las aves de medianas a grandes, y el Nankin Shamo para la bantam o raza enana. El Ko Shamo, es una raza puramente ornamental que no se utiliza para las peleas de gallos, aunque a diferencia del O Shamo y Chu Shamo, se cría por su temperamento rudo y su espíritu de lucha. No están emparentados con las otras razas, pero a menudo se piensa que lo están debido a la similitud del nombre.

Tipos o variedades

Hay siete variedades de Shamo designadas como patrimonio natural de la nación en Japón.

  • Echigo Nankin Shamo
  • O Shamo (gran Shamo o Shamo gigante)
  • Kinpa
  • Ko Shamo (pequeño Shamo).
  • Nankin Shamo
  • Yakido o Ygido
  • Yamato Shamo o Yamato Gunkei

Otras variantes del Shamo son el Chu Shamo (Shamo mediano) y el Chibi shamo.

En Estados Unidos y Europa.

En el Reino Unido, el Shamo, el Ko Shamo, el Nankin Shamo, el Yakido y el Yamato Gunkei están reconocidos como razas separadas, entre tanto el Chu Shamo y el Chibi Shamo están reconocidos en el British Poultry Standards (Estándar Brtitánico de Avicultura).

El Entente Européenne d’Aviculture et de Cuniculture (Acuerdo Europeo sobre Avicultura y Cunicultura) admite a los Shamo, Ko Shamo, Yakido y Yamato Gunkei, más no al Chu Shamo y Nankin Shamo.

El Australian Poultry Standards (Estándar Australiano de Avicultura) sólo admite una forma de Shamo con un peso mínimo de 3 kg.

La American Poultry Association (Asociación Americana de Avicultura) reconoce al Shamo como una raza tanto en tamaño bantam como en tamaño completo y admite las siguientes variedades de color: Negro, Oscuro, Rojo de pecho Negro y Trigo (esta coloración se manifiesta solo en gallinas).

Distribución geográfica

Mapa con la ubicación de las diferentes líneas o variedades de Shamos en el Japón

Características o estándar

A primera vista, esta raza se parece mucho a la Malaya, sin embargo, existen notables diferencias entre ellas, como la cresta triple, las aberturas de las alas, la punta de la quilla, la caída de la cola y la estructura del cráneo. Ave popular por ser la segunda raza de gallos más grande del mundo después del Malayo, gallo muy musculoso particularmente en los muslos, de porte muy vertical y mirada fiera

características de gallo y gallina shamo

Gallos:

  • Cabeza: De tamaño medio, ancha, profunda, la bóveda craneana más redondeada que la del Malayo.
  • Cara: Amplia, color rojo brillante, desnuda, mejillas musculosas y prominentes.
  • Cresta: Muy pequeña, del tipo guisante (cresta triple), de color rojo brillante
  • Barbillas: Muy diminutas (en algunos casos imperceptibles) y de color rojo brillante.
  • Orejillas: Diminutas y de color rojo brillante.
  • Pico: Corto, fuerte, curvado hacia abajo, de color amarillo a córneo.
  • Ojos: Con arco ciliar bien pronunciado, de pigmentación blanco perla, pero esto puede alternar un tanto según la variedad.
  • Cuello: Cuello alargado y con musculatura desarrollada, provisto de plumas gruesas, cortas y ceñidas (golilla escasa y no llega a tocar los hombros), garganta rojiza desnuda y con la piel colgando como papada.
  • Tronco: Es muy ancho, y la línea de su espalda es ligeramente convexa; prominente, llevado en alto y casi vertical; cubierto de plumas rígidas, un tanto escasas y en ciertos lugares la piel roja es visible.
  • Dorso: Ancho, alargado, algo abombado; con hombros muy bien estructurados y anchos; la zona lumbar presenta escasos caireles y de corto tamaño.
  • Pecho: Ancho; bien levantado, tanto que con los muslos forma casi una línea vertical; quilla prominente y con la punta desnuda.
  • Abdomen: No muy desarrollado.
  • Cola: Pequeña e inclinada hacia abajo dando la apariencia de continuación del dorso, con hoces curvas y con guías o timoneras largas.
  • Alas: Pequeñas, anchas y fuertes, huesudas, llevadas al cuerpo y hacia abajo, frente de alas llevadas en alto (alas de ángel)
  • Muslos: Alargados, de musculatura desarrollada, escaso de plumaje, notablemente visibles, levemente angulado en la unión con los tarsos.
  • Tarsos: De coloración amarilla, largos, robustos, con escamas finas, el dedo posterior completamente apoyado sobre el suelo.

Gallinas:

Es similar al gallo pero con las evidentes diferencias del sexo. Su estatura es más pequeña; el porte no es tan alzado. La cola es ligeramente más baja que la horizontal, ligeramente más corta y cerrada.

  • Plumaje: Corto y que no cubre la totalidad del cuerpo, apegado y firme al tacto.
  • Huevos: No menos de 55 g, con el cascarón de color parduzco.
  • Peso: El gallo no menos de 4 kg. – La gallina no menos de 3 kg., sin tope máximo de peso.

Datos adicionales

Temperamento

Aunque el gallo shamo puro tiene fama de ser bastante agresivo con otras aves, en general son de fácil manejo y las gallinas shamo puras son muy mansas, sin embargo, los gallos son territoriales entre sí y se vuelven agresivos. Las gallinas también pueden ser agresivas con aves de otras razas y las disputas entre los pollos también puede llegar a ser un problema.

Para evitar que los gallos se peleen a muerte, deben mantenerse separados de otros machos. Los pollos shamos son muy nobles con el ser humano y con la atención adecuada desde una edad temprana, puede hacer muy llevadera su crianza.

Producción de huevos

Las gallinas shamo puras suelen poner huevos de color marrón claro de tamaño medio, son muy buenas en la producción de huevos y de igual manera unas muy buenas madres.

También te puede interesar:

Deja un comentario