Gallos Malayos

El Malayo (Gallus dom. Pugnax, malayanus) es una raza de gallo de pelea, considerada como una de las razas más grandes del mundo, llegando a medir por encima de los 90 cm. (36 pulg.), además de poseer un cuello alargado, cuya apariencia se suele comparar a la apariencia de una serpiente.

Se considera que tiene como ancestro al Gallus Giganteus, el cual se extinguió debido a su falta de habilidad para el vuelo. Son corredores por excelencia en contraste del gallo Bankiva el cual es un perfecto volador y llegan a pesar hasta 6 kg, si disfrutas como aficionado o criador de este tipo de gallos, te invitamos a dar lectura completa a este artículo que seguro te será de gran utilidad.

Estilo de pleito

Los Malayos pelean pegados y empujándose, asimilan bien el castigo, tienen una poderosa patada, dirigen sus golpes hacia la zona lateral del pecho del oponente. Un golpe bien propinado por este animal puede llegar a despedir al rival a varios metros de distancia. No son rápidos, pero tienen gran tamaño y fuerza de piernas, ideal para aquellos buscan estas cualidades en sus gallos.

Historia y origen

Fueron domesticados desde hace más de 4500 años en el Sudeste Asiático en Malasia, la India. Esta raza de gallos fue descubierta por el zoólogo y naturalista neerlandés Coenraad Jacob Temminck, quien consideraba a los Gallos Malayos como descendientes de la especie extinta Gallus Giganteus.

Es la primer raza de gallos gigante proveniente de Asia en ser introducida al mundo de occidente. A partir del año de 1830 aproximadamente, fueron importados a Inglaterra, en donde alcanzaron gran popularidad debido a su imponente tamaño y en donde la raza se fue perfeccionando a través de diversos cruces que se le realizaron.

Se cuenta con evidencia de algunas importaciones provenientes de la península de Malasia, otras desde el Decán de la India, a los cuales se les solía llamar Chittagongs grises, sin embargo se consideraban que eran muy parecidos a los Malayos. Solían ser particularmente numerosos en Devon y Cornwall, sobre todo en la zona de Falmouth, la cual era una primer parada de escala que acostumbraban realizar los indios orientales que regresaban. También eran numerosos en Irlanda, en la zona de Dublín.

Los gallos Malayos puros fueron mostrados en la primera exhibición avícola británica en 1845, y fueron incluidos en el Standard of Excellence (Estándar de la Excelencia), en la primera edición de los British Poultry Standards (Estándares Avícolas Británicos), en 1865.

Se encontraban ya presentes en Alemania y Holanda hacia 1834, y en 1846 se importaron igualmente en Estados Unidos. El Malayo Rojo de pecho negro fue incluido en el Standard of Perfection of the American Poultry Association (Estándar de Perfección de la Asociación Avícola Americana) a partir de 1883, y la variedad bantam o enana en 1904; en 1981 se añadieron otras cinco variedades de color, tanto en talla estándar como bantam. La cifra de ejemplares de esta raza en EE.UU. es bastante reducida; su estado de conservación se encuentra en la categoría de «crítico» por la FAO.

Esta versión enana o bantam, anteriormente mencionada, se desarrolló a inicios del siglo XX, y fue la primera raza de gallos en la que se llegó a realizar dicha práctica, siendo posteriormente repetida en algunos otros tipos de gallos.

Los Malayos están catalogados como una de las razas de gallos de mayor tamaño que existen, alcanzando a medir actualmente por encima del metro de altura. Son perfectos corredores en contraste al Bankiva quien es un perfecto volador y pueden llegar a pesar hasta 6 kg.

Tipos o variedades

Según la American Poultry Association (Asociación Americana de Avicultura) con siglas APA, existen seis variedades de color reconocidas para la raza malaya, siendo estos los siguientes:

  • Rojo con pecho negro
  • Negro
  • Blanco
  • Wheaten
  • Spangled
  • Red pyle

Características o estándar

En general es muy alto, esbelto y musculoso. El cuello, el pecho y las piernas forman una línea casi vertical, de la que sobresalen ligeramente el pecho y los muslos, estando el cuello ligeramente inclinado hacia delante. El dorso ligeramente abovedado y la cola ambos caídos, dibujan tres arcos bastante regulares, que son notablemente visibles en el ave. La musculatura elástica resistente y su poca necesidad de agua le permite soportar largos combates. Pueden vivir más tiempo y maduran lentamente. Tiene oídos bien desarrollados. Sus vasos sanguíneos son compactos y diminutos.

Las gallinas son buenas incubando, pero debido a su temperamento siempre combativo no pueden compartir el espacio con otras. Las polladas son un tanto sensibles, pero ya en estado adulto son fuertes y resistentes.

características del gallo y gallina malayo

Gallos:

  • Cabeza: Corta, ancha, rapaz y con mirada fiera.
  • Cara: Grande, roja, brillante y desnuda.
  • Cresta: De pequeña a mediana, del tipo fresa o nuez, colocada hacia delante en la parte frontal.
  • Barbillas: Muy diminutas, de color rojo
  • Orejillas: Muy diminutas, de color rojo
  • Pico: Corto y fuerte (presencia del falso diente), de aspecto similar al pico de un loro, de color amarillo a córneo.
  • Ojos: Hundidos, de pigmentación amarilla o blanco perla, arco ciliar bien pronunciado lo que le otorga esa mirada agresiva tan característica.
  • Cuello: Grueso, largo y erguido, con plumas ceñidas y gruesas.
  • Tronco: Forma ovoide, estrechándose hacia la cola, cubierto de plumas, puede observarse alguna pequeña zona desnuda con la piel roja.
  • Dorso: Algo abovedado y muy inclinado, ancho, largo, muy ancho en los hombros, que a su vez son altos y prominentes. La región lumbar es muy estrecha y en ella hallamos un número escaso de caireles de corta longitud.
  • Pecho: Profundo, lleno, muy levantado, ancho y de quilla algo prominente, continúa la línea del cuello hacia los muslos. En los ejemplares de valor, la punta de la quilla está desnuda.
  • Abdomen: No muy desarrollado, elevado, tupido y con músculos muy firmes.
  • Cola: Pequeña, estrecha, muy cerrada y dirigida hacia abajo. El número de hoces es escaso, estrechas, levemente curvadas, y notablemente más cortas en comparación a las timoneras o guías.
  • Alas: Pequeñas, llevadas altas, anchas y fuertes, por delante bien ceñidas, con las puntas apoyadas en las plumas de la zona lumbar.
  • Muslos: Fuertes, muy largos, con musculatura desarrollada, de plumaje corto y escaso, dejando la unión superior del tarso perfectamente desnuda.
  • Tarsos: Bien largos, de color amarillo, con escamas grandes, de contornos redondeados y desprovistos de plumas.

Gallinas:

Es similar al gallo pero con las evidentes diferencias del sexo. Su estatura es más pequeña; el porte no es tan alzado. La cola es ligeramente más baja que la horizontal, ligeramente más corta y cerrada.

  • Plumaje: Corto, ceñido y tieso.
  • Huevos: No menos de 55 g, con el cascarón de color entre amarillo y rosado.
  • Peso: En el gallo alrededor de 5 kg – la gallina alrededor de 4,1 kg y en la raza bantam el gallo 1,19 – 1,36 kg. y la gallina 1,02 – 1,13 kg.

Datos adicionales

Temperamento

Se considera un ave muy agresiva que no tolera la compañía de otras especies y tiende a ser agresiva con los de su propia especie. Al gallo malayo puro no le gusta permanecer en el interior y puede volverse más agresivo cuando está confinado. Por esta razón, se recomienda no tener más de un gallo en un corral con una gallina.

Las hembras suelen poner huevos, pero sus grandes patas las hacen inadecuadas para la incubación. Necesitan ejercitarse en un área amplia para mantener su fuerza y conformación.

Producción de huevos

Las gallinas Malayo puras producen pocos huevos, normalmente dos veces al año, y los huevos son de color marrón claro y de tamaño medio. Como ya se ha dicho, sus largas patas les dificultan anidar y no son adecuadas para incubar huevos. Las hembras se consideran buenas madres, pero los machos pueden ser molestos para sus polluelos.

También te puede interesar:

Deja un comentario