Gallos Combatientes Españoles

Los también llamados gallos españoles de pelea (Gallus dom. Pugnax hispanicus) son una de las razas que guarda mayor similitud con el gallo Bankiva, le debe esa denominación de Combatiente a su gran capacidad combativa, apreciado además por los avicultores aficionados de aves de riña en Latinoamérica por su fina y elegante figura, y por su acierto al encestar golpes, si disfrutas como aficionado o criador de este tipo de gallos, te invitamos a dar lectura completa a este artículo que estamos seguros te será de gran utilidad.

gallos y gallinas combatientes españoles

Estilo de pleito

El gallo español puro de combate es un ave con un vuelo excelente, propina golpes con poder y precisión a la altura de la cabeza. Con muy buena vista, lo que caracteriza su particular acierto o tino. Es muy popular entre los criadores de Pico y Espuela, así como entre los criadores de gallos Navajeros.

Historia y origen

Los gallos combatientes españoles son una raza de Gallus gallus oriunda evidentemente de España, en especial de Andalucía y Canarias, utilizada para las riñas de gallos por su gran combatividad contra los de su especie, actitud a la cual le debe precisamente su nombre.

Se dice que las peleas de gallos finos tienen presencia en la Península Ibérica desde aproximadamente los años 1000 a.C. y que fueron introducidas por fenicios, cartagineses, griegos y romanos aficionados a las peleas. Por otro lado, se puede afirmar que el combatiente español no desciende de los antiguos gallos de pelea griegos, que eran muy grandes, como los combatientes Malayos.

Los combatientes españoles puros son más bien aves pequeñas, con la cola baja, espolones puntiagudos en los tarsos. Su origen parece ser el Gallus bankiva, domesticado en China hace 7.000 años y que aún vive en estado salvaje en Indochina y que, con la participación de otros gallos o faisánidos, dieron lugar al actual Gallus domesticus. Sin embargo, no se incluyen dentro del grupo de razas españolas definidas desde el siglo XVIII, cuya raza madre es el cariblanco o «ave de Sevilla».

Su aspecto se asemeja al del gallo salvaje. Las variaciones de forma y color que se han producido hasta la fecha no se han hecho buscando una de estas características en específico, pues solo se les ha seleccionado buscando mejorar su actitud de combate. Por lo tanto, todas las variantes en colores están permitidos, y los encontramos en colorados, giros, cenizos, jabados, pintos, melados y blancos. Con relación al tipo de plumaje, existen gallinos (con plumas como una gallina), gallinatos (con plumas de apariencia intermedia entre macho y hembra) y gallos reculos o bolos (sin cola).

Igualmente suele mencionarse a los gallos combatientes españoles del tipo jerezano o canario, según la región. En la región de Jerez, se les llama tradicionalmente «gallo inglés» o «gallina inglesa», reconociéndose la influencia del OEG (Old English Game) traído a la región por los vinicultores ingleses que se centraron en la producción y exportación del jerez. En las Islas Canarias, en cambio se menciona la cruza con gallos orientales.

Tipos o variedades

Podemos dividir al gallo español de pelea que existe en la península en tres tipos muy importantes, añadiendo las subespecies de las Islas Canarias y Baleares.

Estas variedades son las siguientes:

  • El combatiente español propiamente dicho.
  • El combatiente español tipo Jerezano.
  • El combatiente español tipo Canario.

Siendo estas dos últimas variedades el producto de desviaciones producidas en la búsqueda de mejoras en el estilo de pleito de la primera raza, destacando los aportes del Old English Game en el caso del tipo Jerezano y del tipo Canario (que puede tener algo de sangre oriental).

Combatiente español propiamente dicho

En cuanto a los estándares o patrones a seguir, el gallo combatiente español es un ave de pico corto y fuerte, alas largas, heredadas de sus orígenes en el antiguo gallo Bankiva, quien era por naturaleza un animal volador, a diferencia de las otras ramas de la que desciende el gallo oriental, quienes se protegían corriendo, y se incluyen en el grupo de las aves corredoras. Son alzada levantada, con pecho y muslos fuertes y con musculatura bien desarrollada. Tienen un plumaje abundante, una cola larga y frondosa.

Existen innumerables variaciones de plumas y colores, pero las más notables son los colorados, pechinegros, giros, gallinos, reculos y todo un conjunto de plumajes que mezclados entre sí le otorgan a cada gallo o línea sus propias características únicas y distintivas.

Se emplean espuelas naturales de unos 18 – 20 mm aproximadamente para jugarlos. Esto los lleva a tener peleas normalmente de hasta 30 minutos si ninguno de los dos oponentes es contundente al momento de herir, en cambio si alguno de ellos es bueno y puede cazar al rival la pelea se resuelve rápidamente. Este tipo de pelea es muy martirizante y por consiguiente requiere un tipo de animal con una casta excepcional, a menudo se observan peleas en donde el contraataque o la remontada ofrecen gran emoción y en ellas sale a relucir las fuerzas de flaqueza de los gallos, los que muy posiblemente serán clasificados posteriormente como reproductores.

Otro punto a considerar es que pocos criadores emplean la endogamia en los cruces. El método de formación de sus líneas se basa en el cruce de lo mejor clasificado de cada cual con lo mejor clasificado que puedan adquirir de galleros amigos, evitando así los problemas que puedan surgir producto de la consanguinidad y por el contrario optan por fortalecer el vigor híbrido cada vez que se hace nuevos cruces.

Combatiente español Jerezano

Aunque se pueden incluir en el grupo anterior, hay que dejar claro que en comparación con el resto, el combatiente español ha recibido una aportación diferente en Jerez de la Frontera y sus alrededores. Los jerezanos, muy populares por su ferocidad y coraje, son gallos españoles de mucha elegancia, fineza y bravura como los toros, incomparables al momento de infringir daño en sus rivales.

Existe la hipótesis de una aportación del Old English Game que los británicos introdujeron en las líneas española cuando visitaron las famosas bodegas vitivinícolas del país, y de ahí la razón por la que algunos observadores distinguen este tipo de gallo de los demás gallos españoles, pero hoy en día debido a su diversificación y mezcla con el tipo anterior, debe quedar claro que además de la naturaleza del pleito también se exige una determinada estructura fenotípica en los animales.

El Jerezano es el combatiente español propiamente dicho, con la única variante de que llamamos Jerezano a un gallo de cola baja, larga y bastante arqueada, preferentemente colorados pechinegros, extremadamente noble y elegante, con un pico corto y fuerte, y muy dócil entre las manos.

Combatiente español Canario

En este caso, debido a que se trata de un gallo genuinamente oriundo de las Islas Canarias, podríamos distinguirlo más ampliamente del caso anterior, debido a las aportaciones que ha recibido a lo largo del tiempo, absolutamente distintas a las de los gallos de la península y con grandes diferencias debido básicamente al estilo de pelea que allí se juega, un estilo significativamente diferente a las peleas del Sur y de otros lugares de España.

Físicamente el gallo canario es muy parecido al de la Península, pues este gallo es el que más ha contribuido a la formación de estas líneas, sin embargo, los criadores de la isla han ido seleccionando a sus gallos según el tipo de pelea, y en la actualidad son más pesados que los anteriores, ya que la mayoría de ellos pesa una media de cuatro libras, lo que les otorga una excepcional potencia al momento de ser peleados con espuelas naturales o postizas de gallo.

Volviendo al estilo de pleito que es precisamente donde presenta marcadas diferencias , pues estos asestan sus golpes al cuerpo, mientras que los gallos peninsulares van a la cabeza. Lo que en teoría evidencia el haber recibido aportaciones de gallos del tipo corredor diferentes al gallo Bankiva, pero se mantiene la teoría de que el sistema de clasificación canario ha desviado las aves procedentes del tipo combatiente español propiamente dicho y han forjado el tipo actual.

Variedades de color aceptadas para el estándar:

  • Colorado
  • Anaranjado
  • Mulato
  • Cenizo
  • Giro
  • Giro real
  • Giro mariposa
  • Giro alas de pato
  • Jabados
  • Melados
  • Pecho negro (pechinegro)
  • Blanco
  • Gallino
  • Reculo
  • Negro

Distribución geográfica

Se distribuye en la mayor parte de España. La variedad jerezana se encuentra principalmente en Jerez de la Frontera, y la canaria en las Islas Canarias y Baleares. No obstante, cabe recalcar que el grueso de los ejemplares de esta variedad se encuentran en las provincias de Cádiz y Sevilla.

Características o estándar

En enero del 2007 se le reconoce como Raza Autóctona de Fomento en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España y se incluye su estándar.

características gallo y gallina combatiente español

Gallos:

  • Cabeza: Aguileña, pequeña.
  • Cara: Cara llena, lisa, de textura fina y de color rojo.
  • Cresta: Simple o tipo rosa y de color rojo.
  • Barbillas: Pequeñas y de color rojo.
  • Orejillas: Pequeñas y de color rojo.
  • Pico: Ligeramente curvo, corto, fuerte, córneo y claro; existiendo casos donde presentan pico negro.
  • Ojos: Grandes vivos y desafiantes; en coloraciones de pardos, gris pálido o castaño y rojos.
  • Cuello: Largo, fuerte y bien curvado, con abundante golilla cubriendo los hombros.
  • Tronco: Levemente más ancho en los hombros que en la cola.
  • Dorso: Corto y plano.
  • Pecho: Ancho y prominente con gran musculatura.
  • Abdomen: Poco desarrollado.
  • Cola: Larga, ahorquillada y levemente erguida.
  • Alas: Largas y fuertes, que cubren los muslos y se cruzan por detrás bajo la cola.
  • Muslos: Fuertes, musculosos y separados.
  • Tarsos: Fuertes y de mediano tamaño, con espolón muy desarrollado y colocado bastante bajo, existiendo en algunos casos gallos con el espolón negro. Con dedos de corta longitud, fuertes y bien separados, siendo el posterior casi plano. Las patas y dedos de coloración amarilla, verde o gris pizarra.
  • Peso aproximado: 1,5 a 2 kg.

Gallinas:

Con morfología semejante a la del macho, teniendo en cuenta las diferencias asociadas al sexo. Ausente de golilla, caireles y hoces. La cola generalmente es más erguida. Con un peso de aproximado de 1 a 1,5 Kg. Huevos con el cascarón siempre en blanco.

También te puede interesar:

Deja un comentario