1) Preparar una mezcla que servirá hasta para cuando sean adultos. 30 % de tierra de jardín, 25 % de arena gruesa, 25 % de paja de arroz picada (tamaño de un dedo) 10 % de carbón semimolido. Esta mezcla dura varios años, si se mantiene limpia, recogiendo las plumas y desinfectando, fumigando periódicamente.

2) Otra opción es: Colocar una cama de viruta (nunca aserrín), mezclada con tierra de jardín (50%/50%). Esta mezcla produce el calor necesario y además absorbe la humedad, evitando que la cama este mojada. Al final de cada 3 meses esta, mezcla se puede utilizar como abono para el jardín. Procurar que cada vez que se moje parte de la cama, tratar de retirarla y colocar tierra de jardín.

Autor: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *