Prepara un espacio destinado para las aves. Se recomienda instalar corralitos para albergar un trío (1 gallo y 2 gallinas) como mínimo. Los corrales pueden ser de un área de 1 m x 2 m y altura de 1.5 m a 2 m, dependiendo del espacio disponible (depende también del tamaño de las aves) y de la comodidad del usuario. Coloca una mezcla de arena gruesa más tierra de jardín (50% / 50%) a unos 10 cm de altura de tierra, puede ser también, viruta de madera.

La idea de usar tierra de jardín es la de mantener el suelo caliente y evitar que las aves se enfríen derivándose en enfermedades. Por ello, el corral debe tener un zócalo de 15 cm de altura como mínimo. Tener un comedero y bebedero de aluminio preferiblemente, sobre una base con una altura de 15 cm sobre el nivel del suelo. Procurando que éstos dos se encuentren fuera del corral, y que ellos saquen sus cabezas a través de las rejillas.

Autor: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *