La bodega debe estar muy limpia y proteger perfectamente los granos contra los roedores y la humedad, la que propicia el desarrollo de hongos que producen intoxicaciones. Es conveniente poner en un barril de metal los granos grandes (maíz, sorgo, trigo, avena, chíncharo verde, maíz palomero); en otro, los granos pequeños (linaza, mijo rojo y mijo blanco), en los otros la harina (de pescado, carne y hueso).

Asimismo, es conveniente almacenar en botes de plástico la miel de abeja, el girasol (que no se pueden revolver con los granos grandes por que flota cuando se lava y se desperdicia mucho), tambien el fríjol de soya, que lleva un tratamiento distinto.

En cada bote o barril hay que ponerle un letrero que contenga lo que diga lo que contiene. En otra área, se deben tener ganchos para colgar los racimos de plátanos u otros alimentos (Salinas, 2002).

Autor: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *